Los Fandoms y la Falacia del Espantapájaros

Día a día presenciamos enfrentamientos a través de las redes sociales, es claro que en este sentido Twitter es por lejos la más conflictiva, con constantes discusiones que van desde fútbol y entretenimiento, hasta cuestiones de índole política y religiosa.

Pero sin lugar a dudas, Twitter es la red social donde más presente podemos ver la Falacia del Espantapájaros, especialmente en lo que respecta a los enfrentamientos entre fandoms de todos los tipos.

Para entender y profundizar en este aspecto primero debemos recordar brevemente qué es una falacia; la falacia es un tipo de razonamiento que es lógicamente inválido, ya que en su premisa se parte de una base falsa o errónea. Esto puede deberse a un error en la deducción o al desconocimiento sobre el tema por parte del emisor del mensaje, así como a la intención explicita de influir y convencer a la otra persona en su discurso manipulando y tergiversando los datos y la información.

Esto lo tenemos muy presente en los actos y debates políticos, donde un candidato en lugar de basar su speech en presentar propuestas reales para la ciudadanía, se dedica a atacar y demeritar a su adversario con acusaciones que muchas veces carecen totalmente de evidencias reales y se basan en simples rumores, pero que al oído de su simpatizante, esto suena lógico y valida su disconformidad y detracción hacía dicho personaje.

Por ende una de las principales características de esta figura es que lo expuesto parece real y razonable, pero no lo es.

EL HOMBRE DE PAJA

Existen varios tipos de falacias, pero en la que nos vamos a centrar esta vez es en Ignoratio Elenchi, más conocida como la Falacia del Espantapájaros o del Hombre de Paja.

Un espantapájaros es un muñeco que es colocado en los cultivos, habitualmente tienen forma humana y sirven para ahuyentar aves que destruyen la cosecha. Visto desde lejos esto aparenta ser una persona que está presente para cuidar el campo tanto de las mencionadas aves, como de algún que otro intruso que pueda intentar adentrarse sin permiso en propiedad privada.

Pero si nos vamos acercando a esta figura, poco a poco vamos vislumbrando que en realidad se trata de un simple muñeco sin vida vestido con harapos y que no representa peligro alguno. En síntesis, un engaño.

La falacia del hombre de paja conlleva la tergiversación de uno o más argumentos para que, en un debate o discusión, sea más fácil de atacar. Se tergiversa la posición real de la persona y se manipula al punto de desviar totalmente la atención del eje del argumentativo, para que este sea más débil y pueda ser refutado.

LOS FANDOMS DE PAJA

Habiendo mencionado a grandes rasgos de qué se trata este tema, podemos indicar que hay dos formas en que esta figura se hace presente en la sociedad en general, pero en específico a lo que nos lleva al punto el día de hoy, los fandoms y Twitter.

Es contante la guerra entre fandoms y haters en las redes sociales, día a día se viraliza un caso nuevo en el que cada vez el nivel de debate y argumentación llega más a unos niveles bizarros y absurdos que no podés creer.

La primera manera en que esto se presenta es en su forma más “simple”, en donde el oponente distorsiona la posición inicial del emisor y le atribuye una posición indefendible, con lo cual el ataca y desacredita el argumento original llevando la idea central de la discusión a algo totalmente sacado de contexto.

Llevado al mundo de Twitter y los fandoms, esto se refleja por sobre todo en casos como la crítica hacia el cambio del color de piel de personajes de series, películas, comics y libros que originalmente eran de otro tono. Es innegable que el racismo y la xenofobia continúan presentes en la sociedad, pero así mismo no se puede negar que hemos avanzado mucho en las últimas décadas.

Por lo que cuando alguien crítica decisiones como la de cambiar el color de piel de personajes como La Sirenita y Starfire -solo por mencionar dos de los ejemplos que más conflictos generaron en los últimos años-, no quiere decir que esa persona sea racista; pero apelar a la sensibilidad y a la carta del racismo es la principal arma falaz utilizada en redes sociales cuando se dan situaciones así. Llevan el cuestionamiento de que una adaptación no sea fiel a la obra y la descripción original, a una posición en la que no podés decir eso, porque simplemente sos un racista que odia a las personas afrodescendientes y te molesta ver a personas no blancas en la gran pantalla. Tergiversando por completo la crítica original y haciendo sumamente sencillo atacar al emisor.

Asimismo esto lo vemos mucho en casos que involucran a los fandoms de K-Pop, y esto no incluye solamente a uno u otro grupo en específico, pasa con la gran mayoría. En donde en ocasiones ante una crítica a sus Idols, o al no serles otorgados ciertos premios de la industria musical occidental, apelan a que esto se debe a la xenofobia. Argumento totalmente sinsentido, al menos en estos puntos en particular, puesto que el fenómeno global del K-Pop, principalmente liderado por grupos como BTS y Blackpink, es imparable y es cada vez más aceptado en esta parte del mundo.

EL HOMBRE HUECO

La otra forma más habitual de encontrarnos con la falacia del espantapájaros en redes como Twitter, es la conocida como el hombre hueco. Aquí lo que se ataca no guarda relación alguna con ningún punto de vista expresado en la discusión, sino simplemente se busca agarrarse de algo totalmente aleatorio para arremeter contra esa cuestión, o directamente se ataca a la persona, ya sea por su nacionalidad, sexualidad, edad, forma de vestir y muchas otras cosas que no vienen al caso.

Esto lo observamos todos los días con, por ejemplo, YouTubers y Streamers que cuando se ponen a hablar de un tema serio o sensible y expresan algo que no es lo “políticamente correcto” o “aceptado”, reciben una oleada de hate con respuestas y ataques que en ningún momento buscan rebatir de manera lógica lo expresado por el personaje en cuestión, sino que se aferran a cosas absurdas para demeritar a la persona y no al argumento.

Como cuando algún Streamer o YouTuber europeo  habla sobre alguna problemática actual en Latinoamérica y lo que manifiesta no es del agrado de estos usuarios, en lugar de refutar lo expresado y mostrar cuál es la realidad –o más bien su realidad- se dedican a lanzar improperios tales como “europeo colonizador y esclavista”, o tratándolos de machistas, racistas y muchos otros descalificativos que no tienen nada que ver con el punto expuesto en un principio.

De esta manera desviando totalmente la atención y haciendo que lo que podría ser un debate productivo, se convierta en un intercambio de insultos

Cuando hablamos de la falacia del hombre de paja, estamos hablando de uno de los tantos movimientos argumentativos irrazonables y para poder evitar caer en ella, es importante tratar de comparar de manera minuciosa  la idea original, con la versión que la otra persona pretende atribuir al emisor.

Sobre todo con la facilidad que tenemos para acceder de manera inmediata a la información y a las dos campanas, es importante contrastar y no quedarnos con la versión del primer hilo de Twitter que se nos pase por nuestro camino.

Seguinos en nuestras redes sociales. Nos podés encontrar en: FACEBOOK | INSTAGRAM.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s